Meridiano 105

Los Hilos del Poder
Cuauhtémoc Ramos
Noviembre 10 de 2019
Mazatlán, Sinaloa, México

EL OPERATIVO FALLIDO CONTRA OVIDIO
DOBLEGÓ AL PRESIDENTE Y SU GOBIERNO
SALIO DE LA TRAMPA QUE LE TENDIERON
Y SIN DESPEINARSE, LO DEJARON IR, ILESO

Un rotundo fracaso para el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador resultó la captura fallida de Ovidio Guzmán (el hijo del Chapo, en Culiacán), al que inicialmente en días pasados detuvieron, y soltarían después por la violenta y desbordada reacción de los delincuentes, que lo rescataron mediante una inimaginable y rápida movilización, y por el fuego intenso y excesivo del Cártel de Culiacán, contra las fuerzas del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, que doblegaron finalmente.

Ante tan funestos resultados de nueve víctimas y reiteradas explicaciones, como repetitivas excusas oficiales del gobierno, sobre su fracaso militar (con todo), no atemperan ni cesan todavía las críticas en uno y otro sentido, desde la las balaceras del reciente jueves 17 de octubre. Y la sangrienta y vergonzosa derrota oficial, como es parte ya de nuestra triste y lamentable historia por la fallida estrategia y de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

LA VENTAJA

Sabedores del terreno que pisan, con la suficiente destreza en el manejo de armamento los integrantes del Cártel de Culiacán, en su sede conocen las rutas y por lo tanto sabían las posiciones de los militares, paso a paso, a los que tenían copados y en la mira, y de esa forma limitarles cualesquier avance.

Dominados y reducidos finalmente con el secuestro virtual de sus familias en las instalaciones del sector militar y bajo amenazas de muerte, acabó con la moral de la tropa. Por valerosos y valientes que sean dónde más podrían causarles tan dolorosas heridas al pundonor militar que pegarles donde más les duele como seres humanos.

El jueves 17, de octubre pasado, se dio cuenta de esta decisión de la delincuencia que enfrentó de manera suicida al operativo militar lanzado en su contra, bajo un “cueste lo que cueste” o “morir en la raya” (si fuera el caso), pero sintiéndose superiores a la vez, por la suma de sus sicarios frente al menor número de tropas.
Determinación de por medio para rescatar a Ovidio Guzmán López en la toma de decisiones para quitarlo de las garras del operativo y si a ello se añade que fueron mayores en capacidad de fuego y de combatientes, lo peor fue para el gobierno, que no estaban preparado para librar una guerra urbana en la capital del estado con el operativo militar como realmente sucedió.
Humillado por el fracaso y por los resultados del jueves 17 en Culiacán, con todo y su gobierno López Obrador se doblegó.
Pero a pesar de sus errores, el Presidente no termina y se justifica. Lo dice, aunque reconoce que sí se rindió ante los narcotraficantes, y si lo hizo, fue a cambio de parar el fuego para salvar más vidas, a pesar de las ya caídas en los tiroteos de ese día no hubiesen pasado de suspenderse el Operativo Militar.
Pero eso es algo que el Presidente, elude y no reconoce, que el operativo por la captura de Ovidio fue un evento improvisado que no debió iniciarse, y por precipitado no estaba listo y requería de mayor precisión. No estaba debidamente afinado.
Está claro que el Presidente calla y prefiere mentir, en lugar de aclarar las fallas sobre la captura de Ovidio Guzmán, razonando las palabras del General Secretario Sandoval, que asentó en sus declaraciones oficiales, dichas en la conferencia del viernes 18, es decir, en la mañana siguiente de los hechos en el Palacio de Gobierno en Culiacán.
Si no se aclararon en su momento las palabras del General Secretario sobre las fallas de precisión del operativo militar, fallas imprevistas y precipitaciones advertidas Si no había precisión como lo declaró el General Secretario titular de la Secretaría Defensa Nacional.

Bajo esas circunstancias entonces por qué se dio la orden del operativo para que la detención de Ovidio Guzmán, comenzara, haciéndose a un lado tan importantes observaciones del
Secretario de la Defensa.

Si no estaba ultimado y listo el plan de operaciones por qué se inició, quién dio la orden, no se piensa que haya sido él. Queda en entredicho la respuesta del Secretario Durazo.

Veredes pues… cosas veredes.

Comments are closed.

|Opinion|











//